Author
Entre Nos Carlos David Santamaría Ochoa

Date
25 May 2019(15:55:21)


Imprimir

No es la primera vez que tocamos el tema: es algo recurrente y necesario que no ha tenido quizá la atención que debiera, pero que hoy en día ha tomado una gran importancia: la salud y la repercusión que tienen las acciones y declaraciones e quienes están involucrados en ella.

Cuando David era pequeño, el doctor Vélez nos ofreció una alternativa de medicamento para curar un problema de salud, que era definitivamente mucho más caro qe el que se ofrecía en el Hospital General.

Recordamos que nos decía: “es caro, pero lo vale, porque tiene aplicador, sabor y es más generoso para el estómago”, y así fue: el gran David se curó generosamente.

Desde entonces hemos defendido la idea de que los medicamentos debieran ser más económicos, y que la voraz y más terrible industria farmacéutica que haya existido no tiene llenadera: son como los infelices líderes sindicales que tiene México, por ejemplo, en la CNTE o el SME, por mencionar a algunos capos del sindicalismo.

Entendemos que no son hermanas de la Caridad, pero no alcanzamos a comprender que un antibiótico cueste 35 pesos en su versión genérica más económica, y estos ladrones, inhumanos e infelices lo comercialicen a 400 y 500 y tantos pesos. Bien se entiende que de eso viven, pero las diferencias son abismales, y por eso se presta, el Sector entero, a los fraudes de los que habla el señor de la 4T que acusa a todo y a todos, y por ello se presta que se busquen medicamentos más caros, porque hay más margen de ganancia.

Hemos criticado a quienes tienen en sus manos este asunto, desde los industriales de la medicina que no son más que los. peores seres humanos que jamás haya vomitado el universo en detrimento de sí mismo.

Hemos propuesto que haya una ley que limite las ganancias de estos monstruos para que todos podamos tener acceso a la medicina real, y no nos den “mejoralitos” y placebos que no sirven para maldita la cosa.

Habemos, hoy en día, millones de enfermos crónicos y nuestra vida depende de la atención oficial, pero sin medicamentos no podríamos acceder a una esperanza de supervivencia. Es donde un Congreso, un Senado o alguien de la autoridad pudiera interceder por los millones que somos y que acudimos al IMSS o al ISSSTE porque no tenemos otra forma para atendernos, y vemos como nuestra vida pende de un hilo que ahora se resguarda en un discurso viejo y anacrónico.

Por ejemplo, el doctor Simi, ¿Por qué vende tan barato y funciona? Algo hay entonces que se debería hacer en bien de los demás, y suponemos qe es tarea de quienes nos gobiernan.

No pedimos una selección de fútbol ni carreteras con aire acondicionado o parques con juegos eléctricos: se trata de la SALUD, el bien más preciado que pudiera tener el ser humano y del que debemos preocuparnos mucho más.

Podrían los gobiernos en el país hacer un gran esfuerzo por obligar a estos infelices muertos de hambre, sin llenadera de la industria farmacéutica, para que se venda en una justa dimensión todo medicamento.

Por ahí podría comenzar la senadora deschavetada que sale como loquita a caminar sin beneficio para nadie: debería devengar su salario legislando por los que necesitan y no hacer sus locuras. O el otro sinvergüenza del Napito, propiciar una ley de salud justa, donde el medicamento sea obligado para todos los pacientes y la atención médica también, so pena de ir a l cárcel si no se otorga.

Pero el señor López está mucho más ocupado en culpar a los demás que en solucionar la problemática de un México enfermo, que duele cada día más, y que requiere una urgente atención de sus hijos privilegiados: aquellos que viven del erario casi sin devengar.

¿O no eran distintos los de la 4T y veríamos la diferencia?

Que hasta ahora, no ha llegado, a decir de los millones e enfermos que habitamos este país.
Deja un comentario


Create Account



Log In Your Account