Author
Victoria y Anexas Ambrosio Lopez Gutierrez

Date
19 Jun 2019(12:32:04)




Imprimir

En el año 1920 en la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas, el Departamento de Instrucción Pública encarga al maestro Antón Makárenko que organice en las cercanías de Poltava al sur de Rusia, una colonia para, delincuentes menores de edad que después se llamaría Colonia Máximo Gorki, era para niños vagabundos huérfanos que sería el resultado de los años de guerra civil, epidemias y hambre. Su gran talento de escritor le permitió exponer en forma literaria (Poema Pedagógico) su teoría que escribió en diez años entre 1925-1935 y está constituida en tres apartados llamados libro 1, libro 2 y libro 3.

En el libro 1 inicia con la conversación con el delegado provincial de Instrucción Pública, Makárenko se queja de las instalaciones donde se pretende instalar la escuela pública, cree que es necesario un mejor espacio para formar a los hombres nuevos; el delegado le dice que hay un lugar que antes era una colonia de menores y está podría ser ahora una escuela de educación social. A seis kilómetros de Poltava se encontraba este lugar, estaba en condiciones precarias y con rastros del saqueo que habían realizado los vecinos del lugar; Kalina Ivánovich era el administrador del lugar, al principio no le agradó mucho llegar a ser como un subalterno de Makárenko, pues sentía que se contraponía con la nueva visión que se tenía de igualdad entre los hombres, pero al final admitió que para llevar a cabo la labor que se tenía pensada era necesario tener preparación que él no tenía.

Ya con algunas reparaciones en el lugar, llegaron dos educadoras: Ekaterina Grigórievna y Lidia Petrovna; Lidia era muy joven y acababa de salir del Liceo, Ekaterina por otro lado era una experta pedagoga. Finalmente llegaron los primeros seis educandos, cuatro eran enviados por asalto a mano armada y tenían dieciocho años de edad; los otros dos, más jóvenes, eran acusados de robo; estos se apellidaban Zadórov, Burún, Vólojov, Bendiuk, Gud y Taraniets. Zadórov procedía de una familia de intelectuales, Vólojov era de otro género; boca ancha, nariz ancha, los ojos muy separados. Los primeros meses de la colonia fueron meses de desesperación y de tensión impotente, ya que se decía en el pueblo que había asaltos y robos; y también era necesario aplicar un buen método pedagógico para restablecer a los menores infractores; además las actitudes de los jóvenes eran de prepotencia, altanería y no contribuían con alguna actividad para la colonia.

Makárenko perdió la paciencia y no pudo mantenerse más tiempo la cuerda pedagógica. Una mañana de invierno había pedido a Zadórov que cortase leña para la cocina, al contestar de forma negativa, se lanzó sobre Zadórov y le abofeteo; el muchacho, gimiendo, balbuceó: - Perdóneme, Antón Semiónovich- se puso a trabajar al igual que los demás; Zadórov le dijo que algo bueno iba a resultar de todo eso, aunque a Makárenko no terminaba de convencerle el uso de la fuerza y la violencia para marcar la disciplina. A los jóvenes se les llamaba siempre educandos, nunca delincuentes o menores infractores. Siguieron llegando más jóvenes y educadores, dentro de ellos llego una pareja, Natalia Márkovna e Iván Ivánovich Osipov, los cuales traían consigo una gran variedad de muebles, objetos y alimentos que no se habían tenido en la colonia, también llegó una ama de llaves.

En cuestión de tiempo la delegación de Instrucción Pública se desatendió del proyecto, faltaban víveres, ropa y enseres básicos, la comida se llamaba kondior, sopa aguada de mijo; se llegó a pedir a el Comité Provincial de Abastos o la Comisión especial de abastecimiento del Primer Ejército de Reserva, aunque no se debía de hacer. Con los meses, las conductas de los jóvenes fueron mejorando, trabajaban para el bienestar de la comunidad, y no sólo para ellos, sino también empezaron a colaborar con la comunidad externa, es decir con el pueblo cercano. Un día que andaban reconociendo una zona de donde iban a traer leña, encuentran una finca que estaba rodeada por un rio, había pertenecido a los hermanos Trepke; ahí encuentran un tanque metálico el cual podían solicitar al Soviet rural, sin embargo, les fue denegado por esta y otras instituciones del estado.

Makárenko decide ir aún más allá, solicita la finca completa para su proyecto, el proyecto es discutido en el Comité Ejecutivo Provincial y se lo asignan. “Necesitamos un dueño para la hacienda, y aquí tenemos a unos dueños sin hacienda. Que se queden con la finca”. Llegó un nuevo integrante al grupo, se llamaba Vaska Poleschuk el cual no estaba del todo cuerdo, duró días sin hablar, después platicaba de sus anécdotas en la guerra, un día finalmente se fue sin más. Durante varios días Kalina trabajó con los chicos en el cobertizo y encontraron un arado viejo que repararon, también llego un instructor que les enseñó carpintería, empezaron a realizar trabajos para la colonia y para la comunidad.

Por aquel tiempo había sido liquidado un gran número de atamanes y de batkos, y todos los menores de edad pertenecientes a las diversas bandas de las Lévchenko y de las Marusias, cuyo papel militar y bandidesco no había rebasado las obligaciones de cocheros o de pinches, eran enviados a la colonia; la colonia se vio afectada por los nuevos colonos que con el tiempo al igual que los otros se adaptaron a las nuevas circunstancias ya que se dieron cuenta de lo beneficioso de ello. Otro de los elementos que apareció en la colonia fue el alcoholismo, algunos muchachos empezaron a beber ya que era una actividad común entre los del pueblo cercano; también se dio la actividad de jugar a los naipes, hecho que los motivaba a buscar que apostar y los llevaba a robar nuevamente. Había entre los colonos tres muchachas: Olia, Raísa y Marusia.

En los depósitos abandonados de la Delegación Provincial de Instrucción Pública se encontraron numerosos libritos de divulgación sobre diversas ramas del saber; no todos los muchachos sabían asimilar la lectura, por eso se llevó a cabo la costumbre de las lecturas en voz alta; uno de los autores preferidos era Gorki. La vida de Máximo Gorki pasó a formar parte de su vida; algunos de sus episodios llegaron a ser elementos de comparación, base para los apodos, motivos para las discusiones entre otras cosas. Un día corriente de la colonia era un día magnífico, lleno de trabajo, de confianza, de humano sentimiento de camaradería, y siempre había risas, bromas, entusiasmo y un ambiente general sano y animoso. Pero ocurría que de repente cualquier historia absurda los lanzaba a algún abismo profundo y requerían de mucho esfuerzo y solidaridad para salir adelante.

En una reseña literaria hecha por la historiadora Mary Celia Villanueva Balderas (egresada de la UAT) se dice que un día llegó el primer judío que se llamaba Ostromújov y se dio el antisemitismo por parte de Burún, Mitiaguin, Vólojov, Prijodko, Osadchi y Taraniets, desempeñaban el papel principal. Makárenko se sentía en ocasiones impotente ante cada nueva situación problemática que aparecía, los chicos se inquietaban a cada surgimiento de cada una de ellas y era como volver a empezar; esto lo llevaba a dudar de la efectividad de su metodología pedagógica y de sus conocimientos. En el invierno de 1922 había seis muchachas en la colonia, Olia Vóronova había crecido y estaba verdaderamente hermosa, Burún era su mejor amigo y protector; pero quien llevaba la voz cantante entre las muchachas era Nastia Nochévnaia, había llegado ahí por robo, su cambio fue radical, hizo amistad con las educadoras, leía mucho, tenazmente y se vislumbraba como un buen prospecto para recibir su educación en el Rabfak.

Raísa Sokolova era la más instruida de todos por eso se le envió al Rabfak de Kíev en el otoño de 1921; algunos meses después regresó, había huido y estaba embarazada, a pesar de no reconocerlo al poco tiempo dio a luz y asfixió al bebe; se llevó a cabo un juicio y fue condenada a ocho años de prisión; Makárenko la recibió de nuevo en la colonia; pero se sentía contrariado por no saber cómo responder ante tales situaciones. La tesis de Makárenko afirmaba que el castigo no hace más que educar esclavos, que se debía dar libre espacio al espíritu creador del niño y, sobre todo, que era preciso hacer hincapié en la auto organización y en la autodisciplina; debido a estas posturas tenía enemigos en el sistema que creían más en un método disciplinar estricto.

Uno de los colonos que llevó a la desesperación a Makárenko fue Prijodko, él era un auténtico bandido, vivía siempre bajo el peso de sus impresiones inmediatas y actuaba a impulsos de las primeras ideas que llenaban su obtuso meollo. En cambio, para el trabajo no había nadie mejor que él; sin embargo, muchas de sus acciones llevaron a entrar en conflicto a la colonia entera contra el pueblo y los vecinos. El invierno del año 23 trajo muchos hallazgos de importancia en el terreno de la organización, que habían de predeterminar para largo tiempo las formas de la colectividad. El más importante de estos hallazgos fue el de los destacamentos y sus jefes; los primeros destacamentos fueron mandados por Zadórov y Burún; una norma muy importante, fue la prohibición absoluta de que el jefe gozase del menor privilegio: nunca obtenía ningún suplemento ni se libraba del trabajo.

El destacamento mixto fue una innovación, logro fundir en una colectividad auténtica, fuerte y única, dentro de la que había diferencias de trabajo y de organización, democracia de la asamblea general, órdenes y sometimiento del camarada al camarada, pero en la que no se formó ninguna aristocracia, ninguna casta de jefes. Todo destacamento mixto era constituido para una semana; por lo tanto, cada colono, al comenzar la semana siguiente, solía ser designado para un nuevo destacamento mixto, que tenía a su cargo un nuevo trabajo y estaba mandado por un nuevo jefe. Para este tiempo ya había en una segunda colonia establos, cochera y porquerizas, los destacamentos mixtos se organizaban para llevar a cabo las labores en forma sincronizada.

Llego el momento en que en la primera colonia ya no cabían, y fue necesario trasladar a muchachos a la segunda, los más arraigados en la primera fueron quienes habían estrechado grandes lazos de fraternidad en torno a su formación. Por eso, en la segunda colonia comenzó a formarse una colectividad distinta de la primera por el tono y el valor; esta colectividad estaba integrada por muchachos no tan brillantes, ni tan activos, ni tan difíciles. De ellos emanaba una mediocridad colectiva fueron llamados los trepkistas.

En el segundo libro inicia con el comienzo en la segunda colonia ya que el 3 de octubre de 1923 por acuerdo de la asamblea unificada del Soviet pedagógico y del Soviet de jefes, la colonia Gorki se concentraba en una sola posesión, la antigua finca de los Trepke, y cedía su vieja casa junto al lago Rakítnoie a la delegación provincial del Comisariado del Pueblo de Instrucción Pública; a duras penas se instalaron a diez destacamentos de colonos en los edificios; había una escuela, dormitorios, el taller de carpintería, de ruedas, de costura y zapatos, el comedor; se seguía batallando por los ingresos económicos. La inspectora Bókova, de la Ayuda a la Infancia de Ucrania, visitaría el 6 de octubre la colonia, ella se hacía llamar una de las damas de la educación socialista, ofreció su ayuda a la colonia otorgándoles seis mil rublos a cambio de recibir a 40 colonos más.

Estos arreglos a la colonia trajeron nuevas actividades y confort hasta cierto punto, la convivencia mejoro, incluso una de las actividades que floreció fue el teatro; adaptaron el cobertizo del molino como un espacio para representar obras; tenía cabida para seiscientos espectadores. Esto quiere decir que se podía atender a varias aldeas. La significación del círculo de aficionados al teatro fue en aumento, y del mismo modo aumentaba lo que se exigía de él, desde la renovación de las obras presentadas cada cierto tiempo, la entrega de billetes para controlar las entradas, la organización de los colonos que actuarían en cada obra entre otras cosas.

Con la fiesta de Gorki el 26 de marzo llegó la primavera, los chicos después del espectáculo, se acercaban y mentían desvergonzadamente. - Antón Semiónovich, permítame acompañar a unas muchachas de Pirogovka; tienen miedo a volver solas-, Makárenko pensaba que se decía que la pedagogía, como es sabido, niega en redondo el amor, sin embargo, él era un hombre inclinado a meditar y no se apresuraba a conceder ningún derecho a sus celos profesionales. Ocurre la primera boda, piden a una de las chicas de la colonia, Makarénko se conmueve ante tal petición, ya los colonos lo consideran algo más que un profesor, autoridad o guía, ahora le dicen “padrecito querido”. También empiezan los preparativos para despedir a los que se iban a estudiar al Rabfak; el día de la despedida todos sintieron que se les oprimía el corazón, que los ojos se les llenaban de lágrimas, y una sensación como de miedo embargó a los colonos: la colonia existía, trabajaba, se reía, y ahora de pronto empezaban a irse, se dispersaban.

Los destacamentos mixtos trabajaban bien en la labranza, pero había oscilaciones, que dependían de la tierra, de los caballos, de la pendiente del terreno, del tiempo y de otras causas. Los muchachos sabían encontrar en cada línea escrita por Gorki todo un sistema de filosofía, tanto más importante porque aquellas líneas no podían ser puestas en duda. Los libros eran otra cosa. Con los libros se podía discutir, se les podía negar en caso de que hicieran afirmaciones erróneas. En una carta a Gorki le pidieron la medida de su pie para hacerle unas botas altas, después empezaron a entrar en un conflicto ya que las dudas salieron a relucir, tipo de piel, acabado, calidad. “Gud andaba triste y hasta enflaqueció a causa de todas esas cavilaciones. Un mes más tarde nos llegó la respuesta. Gorki escribía: No necesito botas altas. Vivo casi en una aldea y aquí se puede andar sin necesidad de botas.”

La colonia llegaba al verano de 1925 como una colectividad compacta y muy animosa, los jóvenes que se habían ido a estudiar regresaron de vacaciones. Makarénko reflexiona “Me imaginé la fuerza de la colectividad de los colonos y repentinamente comprendí en qué consistía la cuestión: naturalmente, ¡cómo había podido tardar tanto en darme cuenta! Todo consistía en el estancamiento. No se podía tolerar ningún estancamiento en la vida de la colectividad. ¡Qué magnífica, qué absorbente es la dialéctica! Una libre colectividad obrera no es capaz de estancarse. La forma de existencia de una colectividad humana libre es el movimiento adelante; la forma de su muerte es el estancamiento.

Según el contrato y por orden del Comisariado del Pueblo de Instrucción Pública, la colonia Gorki, con sus efectivos completos de educandos y de personal, con todos sus bienes muebles y sus herramientas, se trasladaba a Kuriazh el 5 de mayo; y así inicia el libro tercero. Los colonos no estaban muy entusiasmados, implicaba el movimiento de todos sus recursos. Llegaron nuevos colonos, se formó el destacamento mixto de vanguardia fue constituido con mucha habilidad. Estaba compuesto exclusivamente por komsomoles, pero, al mismo tiempo, unificaba a los representantes de todas las principales ideas y de los hábitos particulares de la colonia. También llegó Iván Denísovich Kirguísov, un nuevo educador, tenía treinta años, era bondadoso, inteligente, tranquilo y poseía capacidad de trabajo.

Los colonos se dividieron en dos posturas, los gorkianos que eran los muchachos de las primeras dos colonias y los kuriazhanos que eran los jóvenes que se habían integrado en la última etapa; con estos últimos fue como volver a empezar, se dieron las mismas situaciones de saqueo, robo, rebeldía y violencia entre los chicos esto también incluía que las mujeres eran constantemente molestadas. Los kuriazhanos oscilaba entre trece y quince años de edad, pero en sus fisonomías ya habían tenido tiempo de grabarse intensamente diversos atavismos y una ausencia en ellos de todo elemento social, eran llamados los “tragones” ya que respondían solo a este estímulo como parte esencial de su supervivencia. Se reorganizaron los grupos de trabajo, las reglas y se reafirmó nuevamente la disciplina; la figura de Gorki surgió otra vez como un ejemplo de trabajo y colectividad, los nuevos colonos reflexionaron sobre la figura del camarada y se sintieron parte integral del proyecto.

Los contornos de sus nuevos métodos de educación ya se adivinaban en la experiencia del propio Makárenko. Para educar a todos a la vez, y no a cada uno por separado, debería tener la perspectiva necesaria. Debía organizar la vida de tal manera que los propios colonos fueran los que llevasen todo lo referente al centro: los edificios, el plan de producción, la distribución de los ingresos, la disciplina... Ellos mismos deberían educarse unos a otros, exigir, subordinarse, respetarse, preocuparse y ayudarse mutuamente. Makárenko siempre creyó que el trabajo colectivo era el mejor medio para lograr la adaptación social de los seres, pues solamente la sociedad impone tareas y responsabilidades. El centro de menores no era una suma mecánica de individuos, sino que es un complejo social único, del cual se enorgullecen tanto los muchachos como los educadores: es lo que se llama colectividad. “Y tal vez se deje muy pronto de escribir en nuestro país poemas pedagógicos y se escriba un libro simple y práctico: La metodología de la educación comunista. Járkov, 1925-1935.”

Sin duda que el Poema Pedagógico de Makárenko nos da una idea del esfuerzo de la Rusia Soviética para crear uno de los mejores sistemas educativos del mundo.

Correo: amlogtz@gmail.com
Deja un comentario


Create Account



Log In Your Account