Author
Palacio Mario Díaz

Date
15 Nov 2019(12:28:01)


Imprimir

-¿Oxígeno para López Obrador?
-Cierto….Calderón recibió a Zelaya
-Frontera sur y Ovidio…..¿qué sigue?

PUES sí. Como era de esperarse, el asilo político por razones humanitarias al expresidente de Bolivia EVO MORALES prácticamente polarizó a la sociedad mexicana.

La izquierda justificando el ofrecimiento del mandatario ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, mientras que la derecha inconformándose por el apoyo azteca a quien considera un dictador.

Al margen de quién o quiénes tengan la razón, lo cierto es que la renuncia de EVO MORALES, o golpe de estado a su gobierno, según el cristal con que se observe, se convierte en una bocanada de oxígeno puro para quien preside la Cuarta Transformación.

En efecto, LÓPEZ OBRADOR asoció de inmediato la decisión del exmandatario boliviano con lo ocurrido en Culiacán, Sinaloa, anteponiendo, en ambos casos, evitar pérdida de vidas humanas.

Sin embargo, a juzgar por lo que ha trascendido, existe una marcada diferencia: a EVO, los militares le retiraron su apoyo; mientras que a ANDRÉS MANUEL le falló su Gabinete de Seguridad en lo que a estrategia se refiere.

Obviamente, el asilo político no es visto con agrado por el presidente yanqui DONALD TRUMP, quien, por cierto, lanzó la advertencia para Nicaragua y Venezuela, países que presiden DANIEL ORTEGA y NICOLÁS MADURO, respectivamente.

De acuerdo a la óptica de política exterior estadounidense, al igual que Bolivia, esas naciones mantienen gobiernos dictatoriales.

Justamente, la Organización de Estados Americanos (OEA), que no le “hace el feo” a la línea del Tío Sam, determinó que hubo irregularidades en el proceso electoral del pasado 20 de octubre, que pretendía una cuarta reelección de EVO MORALES.

El ahora expresidente de Bolivia asumió el poder en enero de 2006, se reeligió por primera vez 5 años después y logró un quinquenio más que pretendía prolongar a un cuarto, que fenecería en 2025.

Ante la presidencia interina de Bolivia, que asumió la senadora opositora JEANINE AÑEZ, MORALES AYMA fue claro al subrayar que “se ha consumado el golpe más artero y nefasto de la historia”.

Por lo pronto, tanto el Partido Acción Nacional como la Confederación Patronal Mexicana (COPARMEX) han manifestado su inconformidad al gobierno mexicano por el asilo político concedido a MORALES.

Amas instituciones consideran que no se debe conceder ese beneficio a quien está en contra de las mayorías y afirman que “Evo encarna los antivalores de la democracia”.

Pero, a la vez, “olvidan” que el 4 de agosto de 2009, el presidente FELIPE CALDERÓN HINOJOSA recibió en la residencia oficial de Los Pinos al depuesto mandatario de Honduras, MANUEL ZELAYA ROSALES, quien luego del golpe de estado se declaró “presidente en exilio”.

Sobra decir que no se hizo esperar la crítica en contra del tlatoani azteca por parte de un sector de la sociedad que no olvida ni perdona la claudicación gubernamental en la batalla ocurrida en Culiacán, Sinaloa.

Con todo y el buen deseo del canciller mexicano MARCELO EBRARD respecto a la relación armoniosa entre México y los Estados Unidos, luego del asilo político al expresidente de Bolivia, estará por verse la reacción del presidente TRUMP.

A decir verdad, el Gobierno de la Cuarta Transformación le ha cumplido dos ordenamientos al pie de la letra: sellar la frontera sur con la Guardia Nacional y el arresto de OVIDIO GUZMÁN LÓPEZ, misión que hubo de ser abortada ante la brutal reacción del narco sinaloense.

Ni hablar.

Y hasta la próxima.
mariodiaz27@prodigy.net.mx


Deja un comentario


Create Account



Log In Your Account