Author
Hugo Reyna EnLíneaDIRECTA

Date
17 Nov 2019(19:12:03)


Imprimir

Reynosa, Tam.-Desde hace 85 años en la Catedral de Guadalajara descansan los restos de una joven mujer que nunca pudo cumplir el sueño de toda damisela de verse casada con el hombre amado, por el contrario, ella se exhibe en una vitrina transparente, a donde acuden hasta hoy, muchas mujeres a pedirle favores y garantizarles casorio pronto.

Es la leyenda de “Santa Inocencia”, fue una doncella romana que sufrió el martirio en una de las primeras persecuciones contra los partidarios de la fe católica.

Se cuenta que ella fue una mujer muy inclinada a sus creencias religiosas, pero aun en su vida hubo espacio para el amor, anhelaba casarse con un hombre al cual amaba, pero esto no fue posible, pues enterada de una decepción se recluyó, en donde murió súbitamente de la pena y tristeza, vestida con su traje de novia.

Fue sepultada en el panteón de Santa Ciriaca en Roma Italia, en el año de 1786 fue exhumada al ser adquiridos sus restos por el acaudalado presbítero jalisciense Manuel Antonio Flores Alatorre que en aquel entonces vivía en Roma.

Al traer los restos mortales a México fue certificada como reliquia y desde 1925 se encuentra en exhibición en la Catedral de Guadalajara.

Se hizo tal revuelo con su historia que “Santa Inocencia” se encuentra aún vestida de blanco y se cree que si las mujeres casaderas acuden y leen su oración, pronto encontrarán al amor de su vida que las llevará al altar.

Algo que asombra a los visitantes que a diario visitan el santuario religioso, es el hecho de que los restos de “Santa Inocencia” se encuentran casi intactos, un rostro amable y lleno de paz, una Malena larga y rubia que aún se puede apreciar y sus manos, que aunque descarnadas, aun evocan la delicadeza que tuvo en vida y algunos objetos que como muestra de devoción fueron dejados ahí, tal vez por alguna mujer que ya casada, regresó para agradecer el favor recibido de ella.

Deja un comentario


Create Account



Log In Your Account