Author
Por La Espiral Claudia Luna Palencia

Date
18 Feb 2020(18:25:58)


Imprimir

En el renglón de la tecnología de dispositivos celulares o móviles, cada mes de febrero se convierte en un punto de imprescindible encuentro en Barcelona en el famosísimo World Mobile Congress (WMC) celebrado en la ciudad condal desde 2006 aunque la historia de dicho congreso se remonta al año de 1987.

El último par de años se habló de cierta molestia por parte de los asistentes ante la conflictiva actual de Barcelona convertida en un incendiario epicentro independentista.

Ciertos grupos rijosos han aprovechado que la ciudad se masifica aún más con la llegada de miles de asistentes desde diversas partes del mundo para estallarla con protestas y, entonces, utilizar la publicidad de los medios de comunicación abordando el tema de la quema de contenedores, desmanes y protestas justo cuando se está celebrando el WMC.

Para tener una idea de su dimensión, en 2016 el Mobile reunió a más de 100 mil profesionales que arribaron de 198 países y primordialmente, su principal activo deriva de que atrae a todas las grandes empresas de la tecnología para que aprovechen el evento y dar a conocer al mundo sus nuevos gadgets y los avances en la materia en los últimos meses.

Es una cita además aprovechada por los creadores de fibra, de redes, de aparatos relacionados con detonar la Inteligencia Artificial; sobre todo se ha convertido en un relevante escaparate para las firmas tecnológicas, que cita tras cita, dan un avance de los aparatos que saldrán al mercado de forma inminente.

Pero si al Mobile no lo boicotearon los severos problemas políticos en Barcelona o la ineptitud de su alcaldesa Ada Colau o las hordas de rijosos azuzando a los turistas con sus protestas violentas, ha sido el coronavirus… más bien el miedo es lo que ha terminado tirando la edición de este año.

El coronavirus es la nueva fuente de incertidumbre, las interrogantes de cuánto durará y de si continuará su expansión, siembran el nerviosismo ante el reconocimiento de la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) de que no habrá una vacuna antes de 18 meses.

Bautizado como Covid-19, el nuevo virus de la neumonía que tiene a China como epicentro de la epidemia (aunque han sido detectados casos en otros países) se ha cobrado ya 1 mil 868 vidas y los contagiados se cuentan por encima de los 72 mil casos.

Rusia anunció ayer precisamente que no aceptará la entrada de ciudadanos chinos como medida extraordinaria para frenar la expansión del coronavirus; se afecta así a “los viajes por negocios, estudios, turismo y laborales”.

En Barcelona han puesto el grito en el cielo porque fueron las propias empresas las que una detrás de otra, como en dominó, empezaron a cancelar su presencia alegando razones preventivas y de salud pública; desde Madrid, el gobierno central salió también en defensa de la organización señalando que la OMS no ha restringido ni prohibido los viajes y alegando que unos días antes se había celebrado una feria agrícola en Alemania con multitud de asistentes.

La ministra portavoz, María Jesús Montero, llegó a esgrimir que el sector salud español está preparado para cualquier contingencia y también defendió que no había razón de peso para que las empresas argumentarán su ausencia por el temor al Covid-19. La realidad es que no hay un sector salud que pudiese atender una emergencia de cientos de personas enfermando al mismo tiempo por un virus desconocido; una simple gripe colapsa los servicios de emergencia españoles…

A COLACIÓN

Se cae el Mobile pero no las intenciones del gobierno de España de poner en marcha la llamada Tasa Google (o GAFA por Google, Amazon, Facebook y Amazon las tecnológicas estadounidenses dominan el universo digital) y que gravará a las que generan los mayores ingresos.

Este martes, el gobierno que preside Pedro Sánchez, aprobó en el Consejo de Ministros el Impuesto Sobre Determinados Servicios Digitales (IDSD) con la intención de que las multinacionales paguen impuestos “donde realmente generan su negocio”.

Francia puso en marcha su propia Tasa Google el año pasado y las consecuencias fueron que Estados Unidos anunció un incremento en los aranceles a una serie de bienes y mercancías importados desde territorio francés.

En España, creen que esto no irritará a Donald Trump… el mandatario galo también creyó lo mismo y lo está pagando en forma de más aranceles; el país ibérico ha dado una prórroga para que empiece a cobrarse a partir del 20 de diciembre de 2020. Algo así ha hecho Francia le están dando tiempo a la OCDE para que se pronuncie homologando una Tasa Google para todos los países miembros.
Deja un comentario


Create Account



Log In Your Account