Author
Maremágnum Mario Vargas Suárez

Date
31 Mar 2020(17:12:35)


Imprimir

Mucho se ha hablado, no desde el discurso oficial, de la benevolencia de ciertos personajes identificados en el mundo de la delincuencia organizada, al grado que no es un secreto que el colombiano, Pablo Emilio Escobar Gaviria, regalaba dinero a la gente necesitada, trabajara o no para él.
Todas las series, libros o biografías que se han escrito del colombiano señalan que hasta construyó unidades habitacionales para ser adquiridas por gente pobre; lo mismo fue quien introdujo redes eléctricas, hidráulicas, además de la construcción de caminos, escuelas, mercados, etc.
Lo mismo se ha dicho de algunos mexicanos que militan en el mundo de la delincuencia organizada y en otros tiempos hasta las instalaciones gubernamentales han sido utilizadas para festivales infantiles del Día del Niño con regalos y grupos musicales y de payasos.
Lo anterior viene a esta mesa, por los acontecimientos del 29 de marzo pasado en Badiraguato, en plena sierra de Sinaloa, conocida como la Zona Dorada, lugar de nacimiento de Joaquín Archivaldo Guzmán Lopera, El Chapo Guzmán, donde el presidente López Obrador estuvo en una visita muy controvertida.
La razón usted la sabe, oficialmente el tabasqueño llegado a presidente de México, visitó la zona porque “fue a supervisar un camino”, pero se ‘topó’ con Doña Consuelo Loera Pérez, mujer de 92 años de edad y madre de 10 hijos, -los tres mayores murieron- le sobreviven Joaquín, Armida, Bernarda, Miguel Ángel, Aureliano, Arturo y Emilio.
Se puede decir que en la infancia de Joaquín, el hijo mayor vivo de Doña Consuelo, y sus hermanos, la escuela más cercana estaba a 60 Km de distancia, hasta que la dejaron para atender un puesto de naranjas, aunque sus biógrafos aseguran que El Chapo, a los 15 años, empezó a sembrar marihuana.
Es en esta época cuando adquiere el apodo de El Chapo, de chaparro, por su baja estatura y su tío, Don Pedro Avilés Pérez, le auxiliaba para vender el producto de su cosecha en la capital de Sinaloa.
En pocas palabras, la siembre de mariguana y su tío Pedro, fueron la entrada al mundo de la delincuencia, quizá su ejemplo más directo fue el de su propio padre que fue ‘gomero’ en su tierra. Por cierto, actividad ‘normal’ en aquella época.
La visita presidencial se dio en San José del Barranco, pueblo natal de Joaquín Guzmán Loera, aproximadamente a 20 minutos del entronque carretero donde se dio la reunión con doña Consuelo Loera con AMLO, después del mitin oficial de Manuel López, donde también inauguró un camellón de buganvilias en Badiraguato.
AMLO dijo en un video que subió a su cuenta oficial de Twitter que tiene la idea de convocar un concurso de pueblos limpios y arreglados con flores. Incluso comparó Badiraguato con la ciudad europea de Londres.
“Esto no es ajeno a lo que pasa en el mundo. Si se va a Londres, todas las casas en sus balcones tienen flores, Nosotros tenemos una gran variedad de flores bellas para arreglar nuestros jardines [...] ese es un ejemplo a seguir, el camellón de Badiraguato, Sinaloa”, aseguró el presidente.
Por esta declaración videograbada se plantean muchas interrogantes, como si el tabasqueño desconociera el origen de la riqueza en la región, como la pavimentación, redes hidráulicas y eléctricas, escuelas, etc., que para nada aparece la mano de ningún gobierno y eso es sabiduría popular.
La gran pregunta es quienes entrarían a su concurso, porque hasta donde se sabe la 4T canceló el presupuesto anual que estaba destinado a Los Pueblos Mágicos y no creo que ese boulevard de las buganvilias en Badiraguato haya sido hecho con presupuesto municipal o estatal… ni soñar que fuera federal.
Como marca el protocolo de la política a la mexicana, desde la época tricolor, en el aeropuerto de Culiacán, un grupo de periodistas pidieron una declaración sobre el saludo a Doña Consuelo, pero el presidente se limitó a decir: el ya clásico en el “…No acepto provocaciones…. Ahí nos vemos mañana”.
Pese a la mesura mostrada en Sinaloa, los detractores de la 4T no dejan de señalar que el problema de seguridad en México es la gran deuda del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.
¿Y el cumpleaños de Ovidio Guzmán, El Chapito? Ésa, es otra historia.

Deja un comentario


Create Account



Log In Your Account