Author
Maremágnum Mario Vargas Suárez

Date
6 Jul 2020(16:08:54)


Imprimir

No solo en México pudiéramos hacer un buen análisis sociológico (entendido como el análisis científico de la población, en relación a fenómenos producidos por los mismos seres humanos) de los más de 200 países que conformamos el globo terráqueo, en relación a la Pandemia del COVID-19.
Sin pretender hacer un estudio profesional del COVID-19 y la influencia que ha tenido en la población internacional, solo de manera especulativa, podemos identificar tres grandes grupos humanos.
Los Pandémicos población que se caracterizan por horrorizarse -lo admitan o no públicamente- ante la amenaza del contagio. Los sujetos de este grupo están al pendiente de todas las noticias sobre el COVID-19, sobre todo en lo que se refiere a cuidados y expansión de la enfermedad.
Los concienzudos es la población optimista que escucha, analiza y siguiendo las recomendaciones de las autoridades en salud, su conducta pública y privada está encaminada a no contaminarse, sin llegar a la exageración.
Los incrédulos son los sujetos –hombres y mujeres- convencidos de que la Pandemia es tema político y el gobierno intenta golpear a un sector de la población, frenando actividades económicas de la nación. Otro sector de este grupo tiene la creencia de que el orquestador del COVID-19 es un país poderoso… Esta clasificación se revela a las medidas precautorias como el uso de cubre boca y la Sana Distancia.
Desde luego que soy de los que piensan que en la Pandemia por la que atravesamos, todos estamos en el grave peligro del contagio, pero quizá el grupo que mayormente sufre hasta de depresión es el primero, Los Pandémicos.
En México es muy elevado el número de connacionales de todas las edades que sufren en silencio o con expresiones familiares expuestas, porque están al acecho de las noticias más recientes del COVID-19 y en no pocos casos, alteran lo que oyen.
Los miembros de la clasificación de Los Pandémicos o Fatalistas, reflejan expresiones de alarma y miedo por las noticias reales o fatalistas de la pandemia en otros países y se agravan cuando hablamos de zonas fronterizos de México con el país más infectado del mundo: Estados Unidos.
El campo de la Psicología -estudia los procesos mentales, las sensaciones, las percepciones y el comportamiento del ser humano, en relación con el medio ambiente físico y social que lo rodea- se traduce importante en el estudio del sentir, del pensar y del comportamiento de la persona o una colectividad.
La Psicóloga Clínica, egresada de la Autónoma de Tamaulipas, Cristina Vargas Olmedo, hace una serie de recomendaciones a la población en general, anotando:
“Todo tipo de consulta en internet, debe verificar las fuentes de información, sobre todo de donde se obtienen los datos de la pandemia, desde los cuidados hasta las estadísticas de contagio y muerte… la Organización Mundial de la Salud o Revistas Médicas Especializadas, por ejemplo.” Comenta la Psicóloga Cristina V. Olmedo, profesional de la mente.
Hay profesionales de la Psicología que recomiendan “…no hablar el tema ¿aliviará? a la persona con ansiedad. Sentirnos acompañados es mejor, escuchados y entendidos ante el temor que representa la posibilidad del contagio.” Dice Cristina V. Olmedo. Es innegable que la red de apoyo de familiares y amigos, mejora el estado anímico de cualquier individuo.
En el consultorio del ICERP-Victoria, la Psicóloga V. Olmedo comenta “En la Pandemia es muy saludable para la mente humana planear los días en casa con actividades agradables: escuchar música, arreglos en casa, aprender o mejorar las habilidades de cocina o repostería, leer aquel libro pendiente o cualquier actividad que resulte y hasta que suene agradable.”
Algunos adultos reportan paz espiritual cuando hacen conferencias o videollamadas con familiares y amigos, porque sienten fortalecidas las relaciones sociales, además de sentir la compañía humana, pese a la distancia.
El ejercicio físico o la meditación, no solo fortalece la musculatura de las personas. Está científicamente comprobado que las actividades físicas auto regulan las emociones y mejoran el estado de anímico. Incluso colorear es una actividad terapéutica.
Finalmente es importante que “…cuando sea imposible controlar los pensamientos y emociones de ansiedad ante el COVID, el individuo puede recurrir algún servicio de psicoterapia, incluso en línea, procurando que la intervención sea eficaz para el manejo de la ansiedad…” dice la Psicóloga del ICERP Victoria, A. Cristina V. Olmedo.


Deja un comentario


Create Account



Log In Your Account